Se duplica en dos años el número de empresas cuyos actuarios acreditan la formación continuada